Grafomotricidad

Grafomotricidad: ¿Para qué sirve?

La grafomotricidad es el movimiento que hace la mano de los niños cuando escriben y dibujan. Este desarrollo psicomotriz tiene como objetico potenciar el desarrollo psicomotor de los pequeños, preparándolos así para el  aprendizaje de la escritura, además de ayudarlos a potenciar la psicomotricidad fina, les ayuda a controlar su cuerpo, muñecas, manos, dedos, antebrazo  y a fomentar la concentración y atención en ellos.

Y si pensamos que no es necesaria trabajarla hasta que el niño llega a la edad de prescolar es erróneo, ya que está relacionado con la psicomotricidad fina que comienza mucho antes de que sepan que son las palabras.

¿Qué actividades puedo hacer para desarrollar la grafomotricidad en mis hijos?

   

Nosotros en este confinamiento hemos aprovechado para trabajar la grafomotricidad varias veces, sin necesidad de impresora ni grandes materiales.

Y hemos pensado que puede que os ayuden nuestras ideas, por ello os mostramos la forma que hemos trabajado en dos ocasiones mediante laminas.

Actividad 1a:

La primera vez lo hicimos aprovechando las vacaciones confinadas de pascua para hacerlo y por eso hicimos dos fichas temáticas.

En la primera ficha dibujé la silueta de un huevo de pascua y dividí su interior en 5 secciones horizontales y a su vez dentro de ellas dibuje el comienzo de unos trazos, (en cada sección uno distinto), empezando por sencillos y continuando por alguno más complicado para la edad de mis pequeños. Para hacerlo un poco más atractivo hice cada trazo de un color. Y he dicho dibuje el comienzo para que así ellos pudieran primero observar y practicar el trazo que les propongo y luego puedan ellos continuarlo.

En la grafomotricidad  es importante trabajar tanto los trazos libres y  trazos dirigidos, como los desplazamientos, es decir seguir un trazo de izquierda a derecha, de arriba abajo y viceversa.

Y como ya he dicho anteriormente todo tiene un proceso y una evolución, primero empezaremos de arriba abajo por ejemplo y más adelante cuando esta práctica la tengan superada podremos ir introduciendo desplazamientos más complejos como por ejemplo serían las espirales. Todas estas prácticas que al final le llevaran a tener un buen manejo de la mano y dedos que le permitirán trazar las letras.

Por eso en nuestras láminas veréis que hay unas más simples y unas más complejas.

Recordar que os he dicho que es una actividad buena de fomentar en niños de todas las edades, por lo que lo hizo tanto Clara (2 años) como Héctor (3 años). Cuanta más edad tienen, más complicado podéis hacer los trazos para trabajar la grafomotricidad.

Actividad 1b:

Recordaros que lo hice todo a mano, por lo que no es necesario impresora, simplemente necesitáis un folio, unos rotuladores y listo.

La segunda de las actividades fue el mismo día o días posteriores, pero dentro de la Pascua, por lo que repetimos patrón, el huevo del conejito de Pascua también dividido en 5 secciones horizontales pero esta vez sin trazos para darle libertad al niño en este campo. Y que sorpresa la mía al ver que sus trazos fueron incluso más complicados de los que yo les propuse en la actividad anterior. Darles actividad libre es muy bueno para su autonomía y desarrollo.

Actividad 2:

Hoy y con motivo de que se acerca el cuarto cumpleaños de mi hijo he querido hacerle una guirnalda con su nombre y una pancarta para colocar en la ventana cuando llegue el día y así ya que no salimos, al menos que tenga un cumpleaños entre balcones, diferente pero seguro que muy especial también.

Y he pensado que ya que había que dibujar letras para hacer la guirnalda, porque no hacerlo los tres juntos, y ya de paso podíamos trabajar aspectos didácticos como son  la grafomotricidad, las vocales, los números, la motricidad fina y los colores. Para que veáis, una tarea multifunción.

Así que para empezar solo necesitaremos:

  • Cartulina o folio
  • Bastoncillos de algodón
  • Pintura de dedos, casera, acrílica lo que se os ocurra o simplemente un rotulador o colorín.
IMG_20200509_101658

Nosotros hemos usado los restos de la pintura casera que hicimos el otro día y un poco de destreza con la mano, ya que se nos ha acabado la tinta de la impresora, así que una vez más lo hacemos todo Diy. 

Así que hemos estado toda la mañana trabajando la direccionalidad y la segmentación con bastoncillos de algodón que han hecho la actividad aún más atractiva y divertida.

Creo que no es necesario el paso a paso, ya que es tan simple que en una foto se ve.

 Dibujamos la letra, y una vez dibujada, dibujamos los trazos que queremos que trabajen. Recordar puedes dejar tu propuesta de trazos, completar toda la letra con los trazos para que los sigan con el bastoncillo o simplemente dejarles la letra sin trazos para darles una actividad libre pero indicándole que debe hacer decoraciones dentro de ella

Nosotros hemos hecho las tres opciones. Las láminas de Clara, como podéis observar están más bien todas libres, aunque tengan trazos específicos, aun es pequeña para seguir el ritmo del hermano, pero ella lo intenta que es la intención. Con ella aún seguimos fomentando la destreza de los dedos y la coordinación mano-ojo que son pasos previos a trabajar la grafomotricidad, pero como tener un hermano mayor la mayoría de las veces significa correr más de lo que debería por su propia voluntad, la dejamos hacer todo lo que el hermano hace y así va también cogiendo habilidades y creando autonomía

Eso es todo por hoy! , espero que os sirva de ayuda y ya sabéis nos podéis encontrar en las redes sociales @lacunadeeli donde colgamos más propuestas de actividades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =